Kitchen Chemistry
Kitchen Chemistry

¿Sabías que la piel es el órgano más grande de tu cuerpo? Es delicada y a la vez resistente, y es también tu primera línea de defensa en contra de los elementos. Su condición está estrechamente relacionada con tu salud en general. La piel es una maquinaria asombrosa—y también necesita ser alimentada.

En Burt’s Bees, creemos profundamente en aprovechar al máximo lo que la naturaleza ya nos ha dado. Sabemos que lo que usas sobre tu cuerpo es tan importante como lo que introduces en él.

Nuestras formulaciones apoyan a tu piel con los nutrientes que necesitas —y no con elementos químicos que no requieres. ¿Cómo es que obtenemos estas fórmulas? En un proceso que llamamos Química en la Cocina.

Química en la Cocina es una ciencia compleja aplicada a ingredientes simples y sanos que promueven la salud de la piel en formas que, incluso nosotros, no nos atrevíamos a soñar hace tan sólo unas décadas. Los productos que fabricamos en la actualidad han recorrido un largo camino desde aquellas primeras latas con protector labial—pero incluso a medida que nuestros procesos se vuelven más sofisticados, estamos comprometidos como siempre con nuestras raíces originales, con la cera de abeja del jardín que fue la que nos hizo lo que ahora somos.

Así que considera a Química en la cocina como una ciencia moderna que creció en tu jardín. Es un caldo de pollo del futuro—y está cambiando la forma en que todos piensan de la ciencia del cuidado de la piel.